jueves, 14 de mayo de 2015

CUANDO LA CIENCIA SE POPULARIZA Y TIENDE LA MANO A LA REIVINDICACIÓN DEL RESPETO AL PAISAJE, CON FINAL CANTADO (A MODO DE CRÓNICA APROXIMADA DEL GEOLODÍA 15 EN EL CAUCE DEL RÍO BERGANTES)






Gonzalo Tena Gómez*

En la mañana radiante de verano anticipado del domingo 10 de mayo,  gente de todas las edades, más numerosa de lo habitual, se congrega puntual en el camping abandonado de Aguaviva.
Orquestan la divulgación de la geología del lugar tres tenores del ramo de la madre tierra: Francho Beltrán, Javier San Román y José Luis Simón. Y lo hacen con sentimiento, con simpatía y con energía. Tras desplegar el mapa de la zona, presentan la jornada y ubican nuestro entorno. Desvían nuestra imaginación a millones de años atrás y nos explican cómo se ha conformado el aspecto del paraje “Las Cananillas”, en el que nos encontramos. Nos  cuentan que la geología es la base de la biología y ésta, a su vez, influye poderosamente en aquélla; que nuestros cuerpos están formados por los mismos átomos que el medio que pateamos, que somos hijos del sol, polvo de estrellas; que Estados Unidos se está separando de Europa 2 cm cada año (quién lo diría…).
Ahora, como una manada de ñus pacíficos, cruzamos el río descalzos y nos masajeamos las plantas con los duros cantos rodados, otros de los protagonistas del día. Invadimos la tranquilidad de algunos bañistas. Como fieles seguidores de un mesías geológico,  remontamos la ladera para escuchar otra entrega de este “sermón de la montaña”  sobre la montaña. Las minúsculas áreas de sombra están muy solicitadas. Nos cuentan que los fósiles marinos no evidencian que el nivel del mar de épocas pasadas estuviera por encima de las actuales montañas, sino que éstas se elevaron desde plataformas cubiertas por el agua que albergaban estos seres vivos.
Avanzamos por la senda ganando altura hasta una nueva parada. Las sabias observaciones siguen desgranándose: “el agua viva del Bergantes erosiona y recicla la litosfera”. Observamos los cabezos jurásicos, las formaciones cretácicas y la discordancia angular entre estos estratos mesozoicos (más plegados) y los del Terciario (menos inclinados), formados por conglomerados, denominados Les Rases. Se nos explica por qué: “cuando se depositó el Terciario de Las Cananillas, las formaciones mesozoicas estaban ya plegadas…”
Descendemos a las rocas que baña y horada la corriente del Bergantes. La cámara de Aragón TV mariposea y se posa ante algunas personas asistentes. Avistamos el magnífico puente viejo, recientemente restaurado; no es posible que esté destinado a convertirse en un inmóvil submarinista de piedra. Más abajo del monumento, nuestros geólogos continúan ilustrándonos. Nos dicen que los bloques de conglomerados fracturados originan los “tormos” (“La LLiura es el más representativo), nos hacen comprender cómo se han formado las pozas y las “marmitas”, cómo las riadas las rellenan y las vuelven a vaciar. Ahora están vacías de sedimentos y llenas de agua transparente para compartirla con los peces.
Regresamos al refresco al punto de partida y escuchamos una voz de reivindicación de “El Bergantes no se toca”: no debemos consentir que este LIG de Aragón en trámite de aprobación paralizado quede sumergido por las aguas represadas de un proyecto absurdo de la CHE. Aguaviva, emulando a Aguilar, lo defiende. Guitarras y sentidas canciones despiden la mañana.
* Colectivo Sollavientos

No hay comentarios: