domingo, 3 de enero de 2016

ECOTURISMO Y CUSTODIA DEL TERRITORIO





 Javier Oquendo*

El Colectivo Sollavientos nació con el propósito de aportar ideas y propuestas para mejorar el “Teruel Interior”, no como un grupo de oposición o de denuncia, acciones que se tienen que realizar en ocasiones para conseguir el objetivo de la mejora. Por eso abrimos un debate sobre una forma de turismo mucho más sostenible para la provincia, el ecoturismo, y una filosofía que puede ayudar a conseguirlo, la Custodia del Territorio. Dos conceptos o propuestas que caminan mejor unidas,  pues pueden considerarse dos patas de la misma mesa donde se coloquen  algunas propuestas sostenibles para el desarrollo de Teruel. ¿De qué hablamos con estos términos?

Se trata de dos conceptos muy usados últimamente, pero de los que es posible que sólo se hable en ámbitos  concretos del sector turístico o medioambiental. Por tanto, lo primero sería dar una definición para centrar la reflexión.

Ecoturismo se puede definir como “un viaje responsable a áreas naturales que conservan el ambiente y mejoran el bienestar de la población local”. La Custodia del Territorio “es una filosofía que busca facilitar las iniciativas voluntarias de protección de la naturaleza, el paisaje y el patrimonio cultural en fincas privadas y municipales”.

Hay una idea común que es la conservación o protección del espacio en el que se está viviendo la experiencia turística y en el que se asienta la empresa que la propone o realiza. Además coinciden en la voluntariedad del compromiso con el medio que asumen las dos propuestas. Entendiendo siempre la conservación desde la óptica social, económica y ambiental, es decir considerando también el desarrollo de los territorios  y de las personas que en ellos viven.

Los agentes turísticos, especialmente propietarios de establecimientos, deben avanzar en estas dos direcciones. Primero hacia la comprensión de los valores naturales de su espacio turístico y la valorización del mismo por medio de un mejor conocimiento y una adecuada interpretación. Por otra parte deben participar en la mejora del espacio en el que se desarrolla su actividad y establecer acuerdos de custodia sobre fincas o de puesta en marcha de acciones concretas.

Esta simbiosis entre ecoturismo y Custodia del Territorio aporta un nuevo valor a la actividad turística por su colaboración en la preservación del medio y genera una actividad más respetuosa con espacios singulares y también con el medio natural en general,  y debe revertir una parte de sus beneficios económicos en su conservación y mejora mediante determinadas colaboraciones o  iniciativas. 

El turismo ha de dar el paso de ser una actividad que impacta de manera negativa en el medio ambiente y genera molestias en otras actividades rurales, a convertirse en motor de conservación de los espacios naturales y en sustento del medio rural en sentido amplio.

La Custodia del Territorio puede ser la herramienta hacia ese objetivo, desde la voluntad y el compromiso personal asumido libremente, avanzando más allá del mero cumplimiento de la legislación ambiental vigente.

No se trata simplemente de crear nuevos términos o de movernos por modas, sino de avanzar hacia modelos que sean más coherentes con la salud del planeta y hacia una economía respetuosa con la herencia recibida en forma de espacios singulares, ríos, montañas, flora, fauna, paisajes y paisanajes.



*Colectivo Sollavientos




No hay comentarios: