jueves, 21 de enero de 2016

ELOGIO DE LA CAZA (FOTOGRÁFICA)




Gonzalo Tena Gómez*
Desde sus laboriosos balbuceos en el primer tercio del siglo XIX (Niepce, Daguerre, Talbot… todo está en la Wikipedia), la productividad de la técnica fotográfica ha ido creciendo aceleradamente, acorde con las mejoras tecnológicas,  hasta llegar a una especie de paroxismo o frenesí en los últimos años con el uso de las cámaras digitales. La irrupción del píxel nos  ha convertido a la mayoría de la gente en autores compulsivos de este arte de los impacientes. Otro asunto es la limitada vida de los soportes actuales en comparación con la de los analógicos.
Dentro del programa de las “I Jornadas Orquídeas de la Sierra de Albarracín”, tendrán lugar salidas al campo para identificar y fotografiar estas curiosas flores en mayo, junio y julio del 16, en diferentes términos municipales serranos. ¿Cómo resistirse a fotografiarlas, dadas sus especiales coloraciones y formas?
Si hacemos el salto de las orquídeas a los insectos, las posibilidades fotográficas que nos brindan son enormes, con la exhibición de sus bellas configuraciones, simetrías y tonalidades también, y mira que no hay variedad…
La fotografía ornitológica se ha convertido de facto en un género artístico con entidad propia. Dice Joaquín Araújo: “La contemplación del ave construye una escuela de tolerancia”. La captación y conservación de su imagen hacen perdurar y multiplicar esa contemplación. ¡Qué tentador el abejaruco, quizá el pájaro de colorido (rojo, amarillo, verde, azul, marrón y negro) más llamativo en Europa! Con una fotografía que refleja dos ejemplares de esta especie –uno con una nítida abeja en el pico-  ha ganado el  premio Wildlife Photographer of the Year 2015 Carlos Pérez Naval, de 10 años, natural de Calamocha. 
En los atardeceres de finales de verano en Aliaga, a veces las cabras monteses posan vanidosas en las crestas invitando a ser retratadas, ávidas de reconocimiento y fama. Las pautas para proceder están claras: ropa de camuflaje, equipo fotográfico adecuado a las apetencias personales, silencio, discreción, encuadrar, enfocar… y disparar.
A parte de las especies de fauna y flora, las múltiples facetas del impresionante y variado paisaje de Teruel están a la expectativa de ser “cazadas” fotográficamente también; démosles y démosnos el gusto. Imitemos a aquellos privilegiados viajeros del siglo XVIII, que  se llevaban en sus dibujos retazos de los paisajes que recorrían, ahora con nuestros paisajes y con todas las facilidades. Por otra parte, quién sabe si el selfie turolense no se pone de moda turística la próxima temporada… Y si ante nosotros aparece algún estropicio, captémoslo también para que sirva de soporte de denuncia de lo que no debe ser…
 Por supuesto,  que en torno a la fotografía de/sobre Teruel están comenzando a girar el turismo rural, talleres, aprendizaje de la fotografía en las escuelas y los institutos, publicaciones gráficas, exposiciones, jornadas como la arriba citada, y certámenes generales o monográficos organizados por ayuntamientos y otras instituciones, como  el II Concurso de Fotografía sobre el Chopo Cabecero, celebrado en Aliaga el último otoño. Teruel ya brilla en el mundo de la fotografía de la Naturaleza.

* Colectivo Sollavientos 







domingo, 17 de enero de 2016

JUEVES 21 DE ENERO: 2ª SESIÓN DE LA MESA REDONDA MINERIA ARCILLAS





Desde el GEOFORO por una Nueva Cultura de la Tierra, en colaboración con el Colectivo sollavientos,  se organiza un ciclo de dos mesas redondas sobre "LA MINERIA DE ARCILLA A CIELO ABIERTO EN ARAGON: IMPACTO AMBIENTAL Y SOCIAL".
Se celebrarán en el centro Joaquín Roncal, en la ciudad de Zaragoza, los días 14 y 21 de Enero (jueves) a las 19:00 horas.


MESA 2ª (21 de enero):

La minería actual y los nuevos proyectos: expectativas y respuestas en el territorio.
Ponentes :
Alejandro Pérez, Catedrático del Dpto. de Geografía, Universidad de Valencia.
Emilio Querol, Ingeniero Técnico de Minas, Asistencia Técnica Minera, S.L.
Javier Oquendo, Escuela de Actividades en la Naturaleza, Castellote; Colectivo
Sollavientos.
Miguel Ángel Herrero, Parque Paleontológico de Galve.
 



Moderador: José Luis Simón, Dpto. de Ciencias de la Tierra, Universidad de Zaragoza.

miércoles, 13 de enero de 2016

LIBRERIA LA ESQUINA DEL ZORRO, EN MADRID: PRESENTACION DE "TERUEL POR SÍ MISMO" Y "TIERRA, POEMAS Y MÚSICA DE LAS ESFERAS"




CD "TIERRA, poemas y música de las esferas" en RADIO NACIONAL DE ESPAÑA
José Miguel Viñas (meteorólogo), que participa en las mañanas de los fines de semana en el programa de radio  "No es un día cualquiera"  de RNE, recogerá  este domingo (15 de Enero), sobre las 8:50 horas, las peculiaridades  del CD "TIERRA, poemas y música de las esferas",   lanzando sus melodías a las ondas de la radio pública.

http://www.rtve.es/alacarta/audios/no-es-un-dia-cualquiera/neudc-170116-hora-1-2016-01-17t09-00-276571339/3446667/





Programación cultural 2016





Librería La Esquina del Zorro
2ª semana de enero

Queridos todos: Tras estos días de descanso en los que hemos despedido un año y hemos dado la bienvenida a otro nuevo, retomamos nuestra actividad habitual de presentaciones y propuestas culturales variadas.
En esta ocasión esta semana tenemos preparado una cita que, si bien está centrada en Teruel, nos parece muy interesante porque ofrece una mirada renovada hacia la tierra, una mirada que revaloriza la tierra como fuente de sabiduría y que es la que mirada que recoge el manifiesto “Geología para una Nueva Cultura de la Tierra” :


viernes 15 de enero
20:30 h. - presentación del libro "Teruel por sí mismo" y del CD "Tierra, poemas y música de las esferas"

Presentación conjunta del libro recopilatorio del Colectivo Sollavientos ‘Teruel por sí mismo’ y del disco ‘Tierra’.

Charla y música en directo a cargo de miembros del Colectivo Sollavientos y la colaboración de Ángel Petisme.

El Colectivo Sollavientos es un colectivo dedicado a la reflexión. De sus artículos publicados en prensa se ha realizado una selección y se han publicado en formato libro: "Teruel por sí mismo". Se trata de un libro colectivo, selectivo y reflexivo que según reza en el blog del colectivo "Su contenido es variado: por sus diez capítulos desfila el país, el paisaje y el paisanaje de un Teruel interior sobre el que el lector encontrará miradas flexibles y complementarias, un amor a la tierra lleno de matices. Esta variedad permite deslizarse al albur en la lectura. Y es que también es una variedad formal: del artículo de opinión clásico al manifiesto «Geología para una nueva cultura de la tierra», de las conclusiones de una jornadas de estudio al poema que canta la frágil singularidad de un paisaje. Hay en Teruel por sí mismo tanta argumentación como sugerencia. Todos los autores, vinculados de uno u otro modo al territorio, respiran Teruel."

Y en este amar y preocuparse por la tierra y el paisaje surge "Tierra, poemas y música de las esferas", que "será considerado un hito en la preocupación de algunos turolenses  por el alma y la piel de Teruel, de esta provincia doliente con la que los autores de Teruel por sí mismo están comprometidos". (...) "Porque propaga el ideario del manifiesto “Geología para una Nueva Cultura de la Tierra”, pronunciado por primera vez en Aguilar del Alfambra (Teruel), en el que “se expresa la necesidad de que nuestra ‘sociedad del conocimiento’ comience a ver la Tierra con una mirada distinta: no como una simple fuente de recursos materiales, sino como un recurso cultural  en sí misma, depositaria de una sabiduría que hemos de asimilar si queremos subsistir como especie”: La Geología se hermana con la Ecología".

Seamos o no turolenses, creemos que bien merece la pena conocer esta propuesta de un colectivo que se preocupa por su tierra (lo mismo da si es su, tu, nuestra o vuestra) y propone y lucha por una mirada distinta.



 

Acaso Teruel –su paisanaje– no se merezca el empeño del colectivo Sollavientos, pero el colectivo sí se merece, y de esto no hay duda, la felicitación por esta última década de constante implicación y reflexión, fruto de las cuales es el libro Teruel por sí mismo, selección de artículos de prensa firmados por Sollavientos a lo largo del tiempo que congratula ver convertidos en libro.

Teruel por sí mismo es un volumen que en su formato y en su tipología encierra tres virtudes: es un libro colectivo, nada común en esta tierra de escasa densidad demográfica e intelectualmente propensa al individualismo; es un libro selectivo, decantado, pues los sesenta artículos que recoge se han elegido entre un caudalosos manantial de tinta, conceptos y textos; y es, además, un libro reflexivo, sólido, que supera la volatilidad de la opinión periodística cincelándola en páginas cosidas, permanentes.
Su contenido es variado: por sus diez capítulos desfila el país, el paisaje y el paisanaje de un Teruel interior sobre el que el lector encontrará miradas flexibles y complementarias, un amor a la tierra lleno de matices. Esta variedad permite deslizarse al albur en la lectura. Y es que también es una variedad formal: del artículo de opinión clásico al manifiesto «Geología para una nueva cultura de la tierra», de las conclusiones de una jornadas de estudio al poema que canta la frágil singularidad de un paisaje. Hay en Teruel por sí mismo tanta argumentación como sugerencia. Todos los autores, vinculados de uno u otro modo al territorio, respiran Teruel.
Esta pulsión, que no es menos emocional que científica, constituye una manifestación actual –¿qué más actual que un blog como el de Sollavientos?– del conspicuo regeneracionismo turolense, que cien años después sigue dando frutos. Con la perspectiva del tiempo, veremos que el empeño del colectivo, que late en este libro o en propuestas simultáneas tan sugestivas como el disco Tierra, poemas y música de las esferas, será considerado un hito en la preocupación de algunos turolenses –no tantos, ciertamente, como sería preciso– por el alma y la piel de Teruel, de esta provincia doliente con la que los autores de Teruel por sí mismo están comprometidos.
Toni Losantos




http://www.geologianuevaculturadelatierra.blogspot.com

Redondo, por supuesto,  en el sentido de completo, magnífico, difícilmente superable;  una joya poético-musical bien pulida, a la  que,  de momento, solo le faltarían coreografías, que tradujeran en lenguaje corporal la armonía musical del Universo (al tiempo). Su predecesor es “Agua” (Monte Solo, 2007) y, a la espera, quizá,  de “Aire”, es redondo como aquel,  por diversas razones:
Porque en el prólogo de su “libreto”, el sabio del cuidado de la Naturaleza, Joaquín Araújo, nos orienta hacia la cultura de la hospitalidad, que dimana de la que nos dispensa nuestro querido, rocoso - y frágil a la vez-, y castigado planeta azul, y nos anima a conjugar activamente el verbo “atalantar”, en su acepción de ofrecer cuidado y acogida. Hace unos años, el poeta Francho Nagore ya se hacía eco del sentimiento de correspondencia hacia su pequeña tierra aragonesa:
           M’aima ra polideza d’ista tierra,
           aspra a ormino, uei toba mai
           que apara a os suyos fillos,
           chardín amoroso que imbita a ra bida.
Porque propaga el ideario del manifiesto “Geología para una Nueva Cultura de la Tierra”, pronunciado por primera vez en Aguilar del Alfambra (Teruel), en el que “se expresa la necesidad de que nuestra ‘sociedad del conocimiento’ comience a ver la Tierra con una mirada distinta: no como una simple fuente de recursos materiales, sino como un recurso cultural  en sí misma, depositaria de una sabiduría que hemos de asimilar si queremos subsistir como especie”: La Geología se hermana con la Ecología.
Porque en esta obra se ha llevado a cabo por primera vez un experimento geológico-musical, convirtiendo fragmentos de series estratigráficas en armoniosas tonadas que sirven de acompañamiento a la recitación de hermosos y vibrantes poemas: por fin la “Música de las Esferas” ya está al alcance de nuestros oídos.
Porque en la plasmación de los poemas y canciones están representadas las tres lenguas aragonesas ( dos de Teruel):  castellano, catalán y aragonés.
Porque en las ilustraciones de las piezas musicales ha participado un amplio ramillete de artistas gráficos y fotógrafos, entre los que destaca la sensibilidad de Uge Fuertes, en la captación de las dendritas ocres y negras de las placas calizas y en la de vaporosos paisajes invernales nevados. Porque, en suma, el disco-libro es el producto de una extensa participación coral en todos sus aspectos, que ha respondido positivamente a la iniciativa del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza. Así su participación recitativa y musical se nutre de voces e instrumentistas de Teruel, del resto de Aragón y de más allá, incluida la de Joan Manuel Serrat, que interpreta “Pare” en su versión más reciente, ese emotivo lamento (“… que estan matant la terra…”). El armazón musical del producto corre a cargo del grupo zaragozano  O’Carolan, con exóticas reminiscencias irlandesas.
Porque en su repertorio aparece “Paisaje interior”, una bella canción cuyo empaque no desmerece el convertirse en un himno de Teruel, desde las sierras y altiplanos callados hasta donde redoblan los tambores en tierras más bajas.
Porque al escuchar los poemas y canciones, no podréis dejar de emocionaros, a no ser que vuestro corazón se encuentre en proceso de fosilización. “Tierra” es un CD redondo como la propia Tierra que bien podría girar en vuestros reproductores; el regalo ideal para recuperar amistades perdidas (podéis adquirir la grabación, entre otros sitios, en la librería Senda de Teruel y en la librería Cálamo de Zaragoza).
* Colectivo Sollavientos





domingo, 10 de enero de 2016

LA MINERÍA DE ARCILLAS A CIELO ABIERTO EN ARAGÓN: IMPACTO AMBIENTAL Y SOCIAL





Desde el GEOFORO por una Nueva Cultura de la Tierra, en colaboración con el Colectivo sollavientos,  se organiza un ciclo de dos mesas redondas sobre "LA MINERIA DE ARCILLA A CIELO ABIERTO EN ARAGON: IMPACTO AMBIENTAL Y SOCIAL".
Se celebrarán en el centro Joaquín Roncal, en la ciudad de Zaragoza, los días 14 y 21 de Enero (jueves) a las 19:00 horas.

MESA 1ª (14 de Enero):

Explotación y restauración: el complejo equilibrio de la sostenibilidad.
Ponentes probables: 
José Ignacio Urbizu Carod, Jefe de Sección de Promoción, Inspección y Desarrollo Minero, DGA.
José Antonio Alfaro, geólogo consultor, Teruel.
José Manuel Nicolau, ecólogo, Escuela Politécnica Superior de Huesca, Universidad de Zaragoza.


Moderador: José Luis Simón, Dpto. de Ciencias de la Tierra, Universidad de Zaragoza.

MESA 2ª (21 de enero):

La minería actual y los nuevos proyectos: expectativas y respuestas en el territorio.
Ponentes probables:
Alejandro Pérez, Catedrático del Dpto. de Geografía, Universidad de Valencia.
Javier Oquendo, Escuela de Actividades en la Naturaleza, Castellote; Colectivo
Sollavientos.
Miguel Ángel Herrero, Parque Paleontológico de Galve.
Un representante del sector empresarial minero. 


Moderador: José Luis Simón, Dpto. de Ciencias de la Tierra, Universidad de Zaragoza.

domingo, 3 de enero de 2016

ECOTURISMO Y CUSTODIA DEL TERRITORIO





 Javier Oquendo*

El Colectivo Sollavientos nació con el propósito de aportar ideas y propuestas para mejorar el “Teruel Interior”, no como un grupo de oposición o de denuncia, acciones que se tienen que realizar en ocasiones para conseguir el objetivo de la mejora. Por eso abrimos un debate sobre una forma de turismo mucho más sostenible para la provincia, el ecoturismo, y una filosofía que puede ayudar a conseguirlo, la Custodia del Territorio. Dos conceptos o propuestas que caminan mejor unidas,  pues pueden considerarse dos patas de la misma mesa donde se coloquen  algunas propuestas sostenibles para el desarrollo de Teruel. ¿De qué hablamos con estos términos?

Se trata de dos conceptos muy usados últimamente, pero de los que es posible que sólo se hable en ámbitos  concretos del sector turístico o medioambiental. Por tanto, lo primero sería dar una definición para centrar la reflexión.

Ecoturismo se puede definir como “un viaje responsable a áreas naturales que conservan el ambiente y mejoran el bienestar de la población local”. La Custodia del Territorio “es una filosofía que busca facilitar las iniciativas voluntarias de protección de la naturaleza, el paisaje y el patrimonio cultural en fincas privadas y municipales”.

Hay una idea común que es la conservación o protección del espacio en el que se está viviendo la experiencia turística y en el que se asienta la empresa que la propone o realiza. Además coinciden en la voluntariedad del compromiso con el medio que asumen las dos propuestas. Entendiendo siempre la conservación desde la óptica social, económica y ambiental, es decir considerando también el desarrollo de los territorios  y de las personas que en ellos viven.

Los agentes turísticos, especialmente propietarios de establecimientos, deben avanzar en estas dos direcciones. Primero hacia la comprensión de los valores naturales de su espacio turístico y la valorización del mismo por medio de un mejor conocimiento y una adecuada interpretación. Por otra parte deben participar en la mejora del espacio en el que se desarrolla su actividad y establecer acuerdos de custodia sobre fincas o de puesta en marcha de acciones concretas.

Esta simbiosis entre ecoturismo y Custodia del Territorio aporta un nuevo valor a la actividad turística por su colaboración en la preservación del medio y genera una actividad más respetuosa con espacios singulares y también con el medio natural en general,  y debe revertir una parte de sus beneficios económicos en su conservación y mejora mediante determinadas colaboraciones o  iniciativas. 

El turismo ha de dar el paso de ser una actividad que impacta de manera negativa en el medio ambiente y genera molestias en otras actividades rurales, a convertirse en motor de conservación de los espacios naturales y en sustento del medio rural en sentido amplio.

La Custodia del Territorio puede ser la herramienta hacia ese objetivo, desde la voluntad y el compromiso personal asumido libremente, avanzando más allá del mero cumplimiento de la legislación ambiental vigente.

No se trata simplemente de crear nuevos términos o de movernos por modas, sino de avanzar hacia modelos que sean más coherentes con la salud del planeta y hacia una economía respetuosa con la herencia recibida en forma de espacios singulares, ríos, montañas, flora, fauna, paisajes y paisanajes.



*Colectivo Sollavientos




sábado, 2 de enero de 2016

PRESENTACION EN MADRID DE TERUEL POR SÍ MISMO Y TIERRA, POEMAS Y MÚSICA DE LAS ESFERAS


TIERRA, Poemas y música de las esferas se presentará también en:

HUESCA: Centro Cultural Matadero, Avda. Martínez de Velasco, 4. 
Viernes 8 de enero de 2016; 20:30 h.

CASTELLÓN: Centre Excursionista de Castelló, c/ Jesús Martí Martín, 24 bis (enfrente de la entrada principal del campus de la Universitat Jaume I). 

Viernes 11 de marzo de 2016; hora por confirmar.


                                                         ………………………….


Acaso Teruel –su paisanaje– no se merezca el empeño del colectivo Sollavientos, pero el colectivo sí se merece, y de esto no hay duda, la felicitación por esta última década de constante implicación y reflexión, fruto de las cuales es el libro Teruel por sí mismo, selección de artículos de prensa firmados por Sollavientos a lo largo del tiempo que congratula ver convertidos en libro.

Teruel por sí mismo es un volumen que en su formato y en su tipología encierra tres virtudes: es un libro colectivo, nada común en esta tierra de escasa densidad demográfica e intelectualmente propensa al individualismo; es un libro selectivo, decantado, pues los sesenta artículos que recoge se han elegido entre un caudalosos manantial de tinta, conceptos y textos; y es, además, un libro reflexivo, sólido, que supera la volatilidad de la opinión periodística cincelándola en páginas cosidas, permanentes.

Su contenido es variado: por sus diez capítulos desfila el país, el paisaje y el paisanaje de un Teruel interior sobre el que el lector encontrará miradas flexibles y complementarias, un amor a la tierra lleno de matices. Esta variedad permite deslizarse al albur en la lectura. Y es que también es una variedad formal: del artículo de opinión clásico al manifiesto «Geología para una nueva cultura de la tierra», de las conclusiones de una jornadas de estudio al poema que canta la frágil singularidad de un paisaje. Hay en Teruel por sí mismo tanta argumentación como sugerencia. Todos los autores, vinculados de uno u otro modo al territorio, respiran Teruel.

Esta pulsión, que no es menos emocional que científica, constituye una manifestación actual –¿qué más actual que un blog como el de Sollavientos?– del conspicuo regeneracionismo turolense, que cien años después sigue dando frutos. Con la perspectiva del tiempo, veremos que el empeño del colectivo, que late en este libro o en propuestas simultáneas tan sugestivas como el disco Tierra, poemas y música de las esferas, será considerado un hito en la preocupación de algunos turolenses –no tantos, ciertamente, como sería preciso– por el alma y la piel de Teruel, de esta provincia doliente con la que los autores de Teruel por sí mismo están comprometidos.


Toni Losantos




Redondo, por supuesto,  en el sentido de completo, magnífico, difícilmente superable;  una joya poético-musical bien pulida, a la  que,  de momento, solo le faltarían coreografías, que tradujeran en lenguaje corporal la armonía musical del Universo (al tiempo). Su predecesor es “Agua” (Monte Solo, 2007) y, a la espera, quizá,  de “Aire”, es redondo como aquel,  por diversas razones:

Porque en el prólogo de su “libreto”, el sabio del cuidado de la Naturaleza, Joaquín Araújo, nos orienta hacia la cultura de la hospitalidad, que dimana de la que nos dispensa nuestro querido, rocoso - y frágil a la vez-, y castigado planeta azul, y nos anima a conjugar activamente el verbo “atalantar”, en su acepción de ofrecer cuidado y acogida. Hace unos años, el poeta Francho Nagore ya se hacía eco del sentimiento de correspondencia hacia su pequeña tierra aragonesa:

                            M’aima ra polideza d’ista tierra,
                            aspra a ormino, uei toba mai
                            que apara a os suyos fillos,
                            chardín amoroso que imbita a ra bida.

Porque propaga el ideario del manifiesto “Geología para una Nueva Cultura de la Tierra”, pronunciado por primera vez en Aguilar del Alfambra (Teruel), en el que “se expresa la necesidad de que nuestra ‘sociedad del conocimiento’ comience a ver la Tierra con una mirada distinta: no como una simple fuente de recursos materiales, sino como un recurso cultural  en sí misma, depositaria de una sabiduría que hemos de asimilar si queremos subsistir como especie”: La Geología se hermana con la Ecología.
Porque en esta obra se ha llevado a cabo por primera vez un experimento geológico-musical, convirtiendo fragmentos de series estratigráficas en armoniosas tonadas que sirven de acompañamiento a la recitación de hermosos y vibrantes poemas: por fin la “Música de las Esferas” ya está al alcance de nuestros oídos.

Porque en la plasmación de los poemas y canciones están representadas las tres lenguas aragonesas ( dos de Teruel):  castellano, catalán y aragonés.

Porque en las ilustraciones de las piezas musicales ha participado un amplio ramillete de artistas gráficos y fotógrafos, entre los que destaca la sensibilidad de Uge Fuertes, en la captación de las dendritas ocres y negras de las placas calizas y en la de vaporosos paisajes invernales nevados. Porque, en suma, el disco-libro es el producto de una extensa participación coral en todos sus aspectos, que ha respondido positivamente a la iniciativa del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza. Así su participación recitativa y musical se nutre de voces e instrumentistas de Teruel, del resto de Aragón y de más allá, incluida la de Joan Manuel Serrat, que interpreta “Pare” en su versión más reciente, ese emotivo lamento (“… que estan matant la terra…”). El armazón musical del producto corre a cargo del grupo zaragozano  O’Carolan, con exóticas reminiscencias irlandesas.

Porque en su repertorio aparece “Paisaje interior”, una bella canción cuyo empaque no desmerece el convertirse en un himno de Teruel, desde las sierras y altiplanos callados hasta donde redoblan los tambores en tierras más bajas.

Porque al escuchar los poemas y canciones, no podréis dejar de emocionaros, a no ser que vuestro corazón se encuentre en proceso de fosilización. “Tierra” es un CD redondo como la propia Tierra que bien podría girar en vuestros reproductores; el regalo ideal para recuperar amistades perdidas (podéis adquirir la grabación, entre otros sitios, en la librería Senda de Teruel y en la librería Cálamo de Zaragoza).

* Colectivo Sollavientos



http://www.geologianuevaculturadelatierra.blogspot.com

viernes, 1 de enero de 2016

LA MINERIA DE ARCILLA A CIELO ABIERTO EN ARAGON: IMPACTO AMBIENTAL Y SOCIAL"



Desde el GEOFORO por una Nueva Cultura de la Tierra, en colaboración con el Colectivo sollavientos,  se organiza un ciclo de dos mesas redondas sobre "LA MINERIA DE ARCILLA A CIELO ABIERTO EN ARAGON: IMPACTO AMBIENTAL Y SOCIAL".
Se celebrarán en el centro Joaquín Roncal, en la ciudad de Zaragoza, los días 14 y 21 de Enero (jueves) a las 19:00 horas.

MESA 1ª (14 de Enero):

Explotación y restauración: el complejo equilibrio de la sostenibilidad.
Ponentes probables: 
José Ignacio Urbizu Carod, Jefe de Sección de Promoción, Inspección y Desarrollo Minero, DGA.
José Antonio Alfaro, geólogo consultor, Teruel.
José Manuel Nicolau, ecólogo, Escuela Politécnica Superior de Huesca, Universidad de Zaragoza.
Un técnico del INAGA.

Moderador: José Luis Simón, Dpto. de Ciencias de la Tierra, Universidad de Zaragoza.

MESA 2ª (21 de enero):

La minería actual y los nuevos proyectos: expectativas y respuestas en el territorio.
Ponentes probables:
Alejandro Pérez, Catedrático del Dpto. de Geografía, Universidad de Valencia.
Javier Oquendo, Escuela de Actividades en la Naturaleza, Castellote; Colectivo
Sollavientos.
Miguel Ángel Herrero, Parque Paleontológico de Galve.
Un representante del sector empresarial minero. 


Moderador: José Luis Simón, Dpto. de Ciencias de la Tierra, Universidad de Zaragoza.