jueves, 16 de octubre de 2008

CARTA ABIERTA A HÉCTOR

Héctor es un joven de 21 años que vive en Aliaga y defiende el proyecto de Neoelectra. El 6 de octubre se dirige al correo electrónico del blog del Colectivo Sollavientos. En su escrito plantea el eterno dilema de “puestos de trabajo frente a deterioro del patrimonio natural”. Su argumentación es que a nadie le importa más Aliaga que a los que viven allí, y que los visitantes foráneos se limitan a decir “oh, qué bonito” y luego “se ponen en contra de la única y última oportunidad que tiene Aliaga de seguir adelante”. Al final de su escrito plantea una cuestión y pide respuesta: “La central esta construida, tiene un gasoducto a 200 metros, en sus proyectos está la recogida del CO2 para utilizarlo en diferentes productos. ¿Repito, qué problema hay con su funcionamiento? ¿en qué cambiará para ustedes si se produce el cierre definitivo?”. Esta carta abierta es un intento de dar contestación a sus preguntas y a su planteamiento del problema.

Mira Héctor. Imagina que se presentan algunas empresas en Aliaga y plantean varios proyectos. Uno de ellos consiste en colocar aereogeneradores en la montaña de la Olla, enfrente del pueblo (cuatro empleos fijos al finalizar el proyecto); otro consiste en extraer una veta de oro que se ha encontrado en La Porra y zonas de alrededor (20 puestos de trabajo); un tercero consiste en ubicar una piscifactoría en los alrededores de la Ermita de la Virgen de la Zarza, salvando eso sí el monumento (13 empleos), y un cuarto proyecto consiste en desmantelar toda la montaña del castillo, incluido éste, hasta los mismos límites de la villa (7 empleos).
Yo puedo pensar que todos los proyectos son descabellados, pues afectan negativamente al paisaje, al patrimonio natural, al patrimonio cultural y al patrimonio histórico, respectivamente. Tú, pongamos por ejemplo, puedes estar de acuerdo con el primero, porque te da igual el paisaje, puedes dudar pero aprobar el segundo (a la porra con La Porra), pero puedes quizá ver descabellados el tercero y cuarto. Pero una tercera persona puede ver bien todos los proyectos, porque todos suponen poco o mucho una ganancia de puestos de trabajo para Aliaga… Pues bien, las tres posturas son igualmente legítimas. Cada uno puede elegir libremente entre ser el camionero que desentierra y transporta la “tierra madre” de su pueblo a las fábricas de cerámica de Castellón, o pensar, como Caballo Loco, el gran jefe sioux, que “uno no vende la tierra por la que camina su pueblo”.
Entonces ¿quién pone los límites entre lo que se puede hacer y lo que no es aceptable? Si yo opino A, tú opinas B y él opina C ¿Quién decide en qué punto un proyecto deja de ser razonable y pasa a ser pernicioso? Pues es bien sencillo: las leyes y la Administración. Ese es el problema del proyecto de Neoelectra. Esta empresa, que empezó diciendo que quería vender truchas y acaba queriendo vender electricidad, ha presentado un proyecto que no resulta razonable para las leyes y la Administración actuales. El problema de Neoelectra, y de los que defienden su proyecto, no es la opinión de algunos miembros del Colectivo Sollavientos, ni siquiera las alegaciones de los grupos que llegaron a presentarlas. El problema de Neoelectra es que ha seguido la política de los hechos consumados, ha ejecutado obras sin permisos, y al final no ha resultado de fiar para la Administración.
Y ante la pregunta de qué cambiará si se produce el cierre (cuando el daño ya está hecho, se entiende) sólo quiero decir una cosa: hace falta más entereza para aceptar que se pierda algo que ha costado su buen dinero al contribuyente que para admitir que se salga con la suya alguien de quien pensamos que nos ha tomado el pelo.

Colectivo Sollavientos

3 comentarios:

Jon Buj Oro dijo...

Carta abierta a Alejandro J. Pérez Cueva

Hola Alejandro, me gustaría que pudieras leer esta carta para explicarte unas cosas, yo soy Jon tengo veinte años y vivo en Aliaga como mi amigo Héctor al que hacías referencia en tu carta, una carta supuestamente para contestar unas preguntas, no sé si te las hizo personalmente a ti o no, pero tu eres el que respondes, bien yo esa carta que te escribió Héctor no la he leído, tengo entendido que la mando en privado, entonces tu ¿por que le contestas en un periódico?, ¿para reírte de el?, ¿para intentar humillarlo?, no le voy a defender a el en esta carta porque sabe defenderse solo, lo que sí que voy a defender es mi pueblo.
Hay algo en esta vida que me fastidia mucho, y es que alguien hable sin saber, o sin estar informado, de algo. En tu carta dices que si pusieran aerogeneradores en la olla con cuatro puestos de trabajo... pues si es verdad que hay un proyecto para poner un parque eólico, pero no en la olla, sino en Cirugeda, una pedania de Aliaga, el oro en la Porra (a la porra la Porra) muy buen juego de palabras, ¿una piscifactoría en la ermita?, porque no le has comentado en tu carta también ¿que le parecería que le pusieran una fabrica de cemento dentro de su casa? ¿qué te parecería que te la pusieran a ti? Por favor, ¿ de verdad te parece que la gente de Aliaga somos tontos? ¿es eso lo que quieres que vea el mundo? ¿por qué no mencionas también que podrían montar empresas en la Cedrilla, la Tamborera, la Clara, los Baños, la Muela Cerra, la Hoz Mala, la Tosca....? o es que no conoces ningún sitio de esos.
¿Que pasa con el repetidor que esta plantado en lo mas alto de la montaña? a claro es que tu ves la tele ¿verdad?, ¿qué pensarías si alguien quisiera quitar el repetidor de tu pueblo? ¿no te gustaría verdad? Bien pues la planta de cogeneración de Aliaga es el repetidor de Aliaga y algún grupo de gente, colectivos, políticos incluso gente del mismo pueblo, que eso si me parece vergonzoso, quieren poner la carta de ajuste en Aliaga.
¿Por qué no alegasteis nada en una zona LIC y ZEPA de Villarluengo donde un particular a hecho alguna que otra destroza medioambiental? Y hay fotos que lo demuestran pero que vosotros no queréis ver.
Y si tanto os gusta Aliaga y os preocupáis por nuestro bienestar, porque no lo demostráis con hechos, no con escritos ni palabras, veniros a vivir aquí con nosotros, conoceréis el pueblo, porque obras son amores.......

Jon Buj Oro Aliaga

Esta carta esta remitida tambien al Diario de Teruel

Anónimo dijo...

Lo unico que me gustaria decir al respecto de lo que ocurre en aliaga es que no se esta buscando una solución lógica y coherente pra poder paliar este gran problema que ahi en nuestro pueblo, me parerece lamentable que las personas que trabajan en esta planta y que viven en aliaga y que quieren segir viviendo en aliaga tengan que marcharse a otro lugar para poder vivir y tener el pan de cada dia para poder dar de comer a sus hijos, en vez de tanto hablar y especular y decir memeces, ¿porque no os poneis en la piel de estas`personas y sentis la impotencia de ver que tu futuro se va a al garete? ¿verdad que no os pondriais en su pellejo? ¿ a que da miedo? espero que nunca os pase eso porque soy una persona civilizada pero me da impotencia el ver esas caras cada dia y ver la tristeza refleja en sus ojos.

Antonio dijo...

Me gustaría conocer cual es la opinión del colectivo sollavientos sobre la hipotética instalación de un teleférico en el Parque Geológico de Aliaga, para hacer mucho más atractiva la visita a este.
Sin duda un proyecto innovador, y que dotaría al parque de una gran relevancia. Más de la que ya tiene... .
Pero tengo algunas dudas, el teleférico ¿no es una cabina que va colgada entre montaña y montaña?, ¿de algún sitio tendrá que sostenerse?, entonces ¿hay que hacer cimentaciones en la montaña?¿hacer caminos para que sea accesible?¿adornar nuestro parque geológico con kilos y kilos de hierro?¿consumirá energía eléctrica no?.
No es necesario que respondáis estas preguntas, pero ¿esto no afectaría al paisaje de Aliaga?¿no seria una grave agresión a nuestro entorno?¿no iba a causar daños irreparables en nuestro patrimonio geológico? ¿qué iban a decir las golondrinas que habitan en esta zona?.
Por si os interesa este proyecto generaría cero puestos de trabajo.
¿Ninguno de ustedes apoyaría un proyecto como esté verdad?¿verdad que no?.
No sé por que, pero me da la sensación de que algunos de los miembros de este colectivo actúan según sus intereses particulares, mientras alardean de defender al pueblo y su medio ambiente.