sábado, 8 de mayo de 2021

200 METROS Y ALGUNAS PREGUNTAS

                                     

                                      Ratonero abatido

200 metros. Ni lisos, ni con vallas. No estamos hablando de atletismo, que usa de otra energía, sino de la altura total de los aerogeneradores más potentes que se proyecta instalar en Teruel (aquí sí que parece regir el principio olímpico: Citius, altius, fortius, por altius que no quede).  Batidoras de nubes, desplumadoras y destripadoras de aves y murciélagos, rascadores de pies para  San Pedro y, por su cantidad, para todos los bienaventurados que en los cielos estén y a los cielos suban.  200 metros en vertical, para que se vean bien, bien sustentados (¿cómo?). Pues eso. Animalada visual, animalada a secas, parasitismo gigántico de las montañas, megalomanía energética. Mira que las megalomanías en la historia siempre han pasado sangrienta u ominosa factura a la gente de a pie…, que estamos por lo manejable, por las dimensiones humanas, que son las que han de regir los objetos de que nos servimos y nuestras propias relaciones, como hicieron nuestros antiguos, si bien inevitablemente al día, pero de ninguna manera por lo desmesurado.